¿Cuáles son las razones estructurales de la migración campo ciudad del Pueblo Mapuche de la segunda mitad del siglo XX?

Felipe Curin

Las causas generales de la migración mapuche se encuentran en las condiciones de empobrecimiento que experimenta la sociedad reduccional en consecuencia de la ocupación de la Araucanía por el Estado chileno. La escasez de tierra expulsó a miles de mapuche que no vieron posibilidades de sobrevivencia en sus comunidades.

En los últimos 35 años, la población mapuche ha seguido con las dinámicas de migración, pero en este caso, son traslados del tipo campo-ciudad. ¿Razones? Una de ellas se debe a las consecuencias del crecimiento demográfico en minifundios con una limitada capacidad para mantener una población más numerosa. Emigraban, también, para intentar sortear la pobreza asociada a una crisis estructural de sus economías campesinas, es decir, se trataba de economías campesinas que se encontraban incapaces de generar un excedente sistemático susceptible de inversión y, por ende, de hogares que no podían financiar un eventual desarrollo.

Esta pauperización del campesinado y la constricción del mercado agrícola rural que obliga a los campesinos, entre estos, mapuche, proviene de la creación e implementación de la reforma agraria del 60.

Esta reforma afectó en dos dimensiones las tendencias migratorias del periodo descrito, por un lado los asentados y dueños de pequeñas parcelas presentan una propensión más baja a emigrar. Por el otro, aquellos obreros agrícolas no asentados, con trabajo esporádico y aquellos que no fueron beneficiados con la nueva política, mantendrán su alta propensión a emigrar. Sin embargo, esta política solo afectó de forma tangencial a la población mapuche, respecto al número de migraciones campo-ciudad.

Esta migración se potenciará con el término del gobierno de Salvador Allende y el advenimiento de la dictadura militar, donde se expropia las tierras readquiridas durante la reforma agraria del 60 por medio de la reprivatización de estas, en conjunto con la liberación de los mercados nacionales en pos de seguir una economía neoliberal.

Además, el gobierno militar realiza un decreto con fuerza de ley N° 2568, conocida como la ley de división de tierras, que afectó radicalmente la dinámica interna de las comunidades mapuche, provocando la ruptura de las solidaridades socioculturales, con el consiguiente aumento de conflictos familiares, lo cual en conjunto obviamente trajo consigo un alto impacto en la cohesión interna de las comunidades. En ese sentido, la investigación contemporánea sobre la problemática mapuche apunta a considerar la aplicación de dicha ley como el punto de inflexión en las tendencias migratorias mapuche, puesto que ello habría provocado un aumento acelerado de los flujos migratorios mapuche, respecto de los periodos anteriores. [1]

Rol del estado en este periodo

El estado, junto con desproteger a los campesinos mapuche, así como a otros sectores, brindó un importante apoyo al desarrollo empresarial privado, que era inaccesible para los mapuche y sí alcanzable para sus competidores o empleadores en los mercados. Esto se traduce en: privatizaciones de empresas estatales, la desregulación del mercado; los bajos salarios y las garantías del orden público se tradujeron en la formación y desarrollo de grandes grupos económicos y en la poderosa presencia del capital transnacional. Los mapuche, sin embargo, quedaron excluidos de todo beneficio que el Estado otorgaba al “pequeño y poderoso” grupo económico nacional.

Estas acciones provocaron sin duda un éxodo considerable de migraciones indígenas, particularmente mapuche, del campo a la ciudad, en busca de mejores oportunidades económicas y laborales. Sin embargo, a raíz de la falta de educación formativa y profesional, la gran mayoría de la población se desempeñará en trabajos poco calificados y sin preparación educativa de por medio. Ante el futuro de estos grupos, el 99,9%, una vez instalados en la capital, residirán en los barrios marginales que se encuentran en la periferia de las grandes urbes.

Ante estos hechos, los pobladores rurales, principalmente jóvenes, se ven obligados a emigrar hacia los lugares donde se encuentran las concentraciones de actividades económicas, como lo son las principales ciudades del país, Santiago, Concepción y Temuco, entre otras. Entre el grupo predominante de la población mapuche que emigra a la ciudad se encuentran los jóvenes de 15 a 30 años aproximadamente, compuesto principalmente por mujeres.

Las razones que explican este fenómeno es que ellas tienen una fuente de trabajo directa en la cual desempañarse, como lo es el trabajo en casas particulares, ya que en su comunidad de origen estas ya han aprendido a desarrollar las labores propias del hogar y cuidado de niños. Por el contrario, los hombres se ven en la necesidad de adquirir nuevos conocimientos para desempeñarse en las diversas funciones operarias que ofrece el mercado, antes de trabajar en él. En el caso particular de las mujeres, se constata la materialización de la discriminación y el racismo contra los pueblos indígenas, que se manifiesta en el contrato de la “servidumbre” que presta la trabajadora particular ante sus “patrones” en el domicilio de estos.

A partir de lo tratado en el encuentro nacional de mujeres indígenas, se expresa que el elemento derivado de su origen étnico ha provocado una mayor marginación y segregación, que dificulta la adecuada integración al proceso de desarrollo al que toda persona tiene derecho, respetando su diversidad e idiosincrasia cultural; esto como producto de la políticas neoliberales que se han impuesto a nivel mundial, que empobrecen cada día más a la gente con tradición en la tierra, debilitando a quienes subsisten de la economía tradicional. [2]

Distribución de población mapuche migrante reciente por grupos de edad.

grafico01

Fuente: Censo Nacional de Población y Vivienda 1992.
Tabulados Especiales. CELADE\IEI-UFRO\LULUL MAWHIDA.

Distribución mapuche en regiones

grafico02

Fuente: INE.

Testimonios de la migración del campo a la ciudad:

“El problema es que no tenemos tierra para trabajar. Por mucho tiempo engañaron a los viejos, a los abuelos, los engañaron. Mediante engaño le fueron quitando las tierras. Cuando nosotros nacimos, fuimos varios hermanos y no podíamos, no teníamos lugar para trabajar todos en el campo. Mis padres tenían tierras. Cuando se mueren los viejos, heredan los hijos, pero para trabajar, si son 10 hermanos por ejemplo, en 4, 5, 6 hectáreas no podemos trabajar todos, imposible. Porque en el campo se crían animalitos, se hace chacra, quiere sembrar trigo uno, y ¿adónde? Con una poca porción de tierra uno, diez hermanos, no puede tener ni pollos. Entonces ese fue el gran problema, porque como no pude encontrar trabajo en Temuco, mi hermano mayor me dice “¿Por qué no prueba en Santiago?”. Quería irme a Argentina, pero allí había nieve y no se podía pasar. Entonces vine a probar en Santiago y aquí me quedé”

(Entrevista a Eugenio Paillalef. 31 Enero 2007. Presidente CONAPAN) [3].

Los itinerarios que cada migrante mapuche siguió en su trayectoria desde la comunidad reduccional a Santiago son diversos. En estos itinerarios se adquieren habilidades para la integración a la vida en la ciudad. Para muchos, la primera habilidad necesaria fue la destreza lingüística, es decir, aprender el idioma español. Para la mayoría de quienes salieron de sus comunidades durante la segunda mitad del siglo XX el idioma español no correspondía a su lengua materna. Por ese tiempo la práctica del mapudungun en las comunidades era muy extendida, empleándose tanto al interior de la familia como en la mayoría de las actividades cotidianas. La adquisición del español y su manejo adecuado, por tanto, solo era posible fuera del espacio de la comunidad, a través de la participación en el sistema formal de educación o del trabajo asalariado. Para quien no fue a la escuela, el español “se aprende en la vida”, como fue el caso Ambrosio Raniman, quien no fue a la escuela y debió aprender el idioma a través del trabajo en un fundo vecino a su comunidad. [4]

Las causas generales de la migración mapuche se encuentran en las condiciones de empobrecimiento que experimenta la sociedad reduccional en consecuencia de la ocupación de la Araucanía por el Estado chileno. La escasez de tierra expulsó a miles de mapuche que no vieron posibilidades de sobrevivencia en sus comunidades.

No existen solo razones económicas y políticas que expulsan directa e indirectamente al mapuche de sus tierras, sino también simbólicas y físicas. Hoy en día, las comunidades sufren allanamientos violentos por parte de carabineros, lo que obliga a muchos padres a enviar a sus hijos a otros destinos para que crezcan lejos de la violencia y la pobreza que sufre el pueblo mapuche.

La ciudad de Santiago se transformó en el principal centro receptor de migración. La migración mapuche no siguió un itinerario escalonado que fuera paulatinamente vinculando centros urbanos de complejidad ascendente. Los migrantes trazaron rápidamente un trayecto entre la comunidad rural y el centro urbano más grande del país.

Fuentes

– BENGOA, José. Historia del pueblo Mapuche. (Santiago: Sur) 1991.
– MIDEPLAN. Informe de la comisión verdad histórica y nuevo trato. (Chile: Sergio Molina Monasterios) 2008.
– SAAVEDRA P., Alejandro. Los mapuches en la sociedad Chilena actual. (Santiago: LOM Ediciones; Universidad Austral) 2002.

Bibliografía Online

– RODRIGUEZ, Francisca. Encuentro nacional de mujeres indígenas. Centro de estudios Miguel Enríquez (CEME). [online], 2004. Disponible en
[http://www.archivochile.com/Mov_sociales/mov_mujeres/MSmovmujeres0025.pdf]. Consultado el miércoles 23 de noviembre de 2011.
– VALDÉS, Marcos R. Migración Mapuche y No Mapuche, notas preliminares de investigación. Biblioteca virtual universal[online] 2003. Disponible en [http://www.biblioteca.org.ar/libros/8855.pdf]. Consultado el martes 22 de noviembre de 2011.
– WALTER, Alejandro I; ALVAREZ, Valentina. El pan mapuche. Un acercamiento a la migración mapuche en la ciudad de Santiago. Revista Austral de Ciencias Sociales [online] 2008. Pp. 32. Disponible en [http://mingaonline.uach.cl/pdf/racs/n14/art02.pdf] Consultado el 23 de noviembre de 2011.


[1] VALDÉS, Marcos R. Migración Mapuche y No Mapuche, notas preliminares de investigación. Biblioteca virtual universal[online] 2003.
[2] RODRIGUEZ, Francisca. Encuentro nacional de mujeres indígenas. Centro de estudios Miguel Enríquez (CEME). [online], 2004.
[3] WALTER, Alejandro I; ALVAREZ, Valentina. El pan mapuche. Un acercamiento a la migración mapuche en la ciudad de Santiago. Revista Austral de Ciencias Sociales [online] 2008. Pp. 32
[4] Ibídem

Comentarios

Comentarios

CC BY-NC-SA 4.0 Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*